Wink Group | Interiorismo emocional: Así influyen la arquitectura y el interiorismo en tu estado de ánimo
Wink Group

Interiorismo emocional: Así influyen la arquitectura y el interiorismo en tu estado de ánimo

5/20/2022

¿Sabías que existe una relación directa entre nuestro estado emocional y el diseño de nuestra vivienda? Probablemente alguna vez te habrás percatado de cómo los espacios que visitamos nos transmiten diferentes sensaciones, distintas energías que influyen en cómo nos sentimos en ellos. Pero ¿por qué sucede esto? Según los expertos, el diseño y la decoración influyen directamente en nuestras emociones y en nuestra salud mental. Un fenómeno que ha sido bautizado como “interiorismo emocional”, y que protagoniza nuestro post de hoy. Si quieres saber más sobre esta forma de entender el interiorismo, conocer de dónde surge y cómo puedes aplicarla a tu hogar, sigue leyendo ;)

 

¿Qué es el interiorismo emocional?

 

Podríamos definirlo como la adaptación de los espacios y su diseño interior a las emociones humanas. Este tipo de interiorismo busca evocar emociones positivas mediante la combinación de materiales, texturas y colores escogidos para decorar un espacio, sea este una vivienda, un negocio o un local comercial. 

 

¿De dónde surge?

 

Esta forma de entender el diseño interior nace como resultado de la combinación de tres técnicas clave de la psicología ambiental: La Biofilia, la Neuroarquitectura y el Feng Shui.

Su objetivo reside en dar vida a “espacios emocionales” o, en otras palabras, diseñar estancias en función de las emociones que queremos que estas nos hagan sentir.

 

Interiorismo emocional en el hogar

 

¿Cómo podemos conseguir una “vivienda emocional” que nos ayude a sentirnos más cómodos, tranquilos y felices? Te contamos los principios del interiorismo emocional y cómo aplicarlos a tu hogar ¡Toma nota!:

 

1.La importancia de los colores

¿Has oído hablar de la psicología del color y la colorterapia? Ambas defienden que cada color posee unos atributos concretos que, utilizados de la forma correcta, pueden ayudar a mejorar nuestra salud física y emocional. La colorterapia trabaja con una gama cromática de ocho colores, cada uno de ellos centrado en una parte de nuestro organismo y en una emoción distinta.

 

-      Verde: Se asocia con la tranquilidad y el equilibrio.

-      Turquesa: Combate el cansancio mental y la sensación de soledad

-      Magenta: Ayuda a lidiar con la tristeza

-      Violeta: Se utiliza para reducir la ansiedad

-      Amarillo: Transmite alegría y energía.

-      Naranja: El color de la vitalidad.

-      Rojo: Sus principales atributos son la energía y la fuerza.

 

Conocer bien las características de los colores y los efectos que pueden tener en nosotros, es clave para poder diseñar un hogar emocional, que nos ayude a alcanzar el estado de ánimo óptimo para cada estancia. Y sí, decimos para cada estancia, porque las emociones que buscamos sentir en el cuarto de baño o el dormitorio no son las mismas que en el salón o la cocina. Y es que mientras que en las dos primeras la calma será la emoción más demandada, en las segundas querremos sentirnos más activos y vitales.